De Rodríguez con Los Soprano

Paulie Gualtieri, uno de los matones de Los Soprano

Sólo en la noche madrileña. El aire acondicionado a tope, la habitación a oscuras, el iPad encendido y yo a punto de pasar página. Una muesca más en el calendario. Otro día con la agenda en blanco. Tedio, aburrimiento, monotonía… y de pronto Paulie Gualtieri, ese matón de sienes plateadas y tupé, que combina pantalones de pinzas con chaquetas de chándal y mocasines blancos, amenaza a un colega con el puño en alto y la mirada encendida, en la trastienda del club de streaptease ‘Bada Bing’: “Vito, ¿dónde coño está mi tupper?”.

La risa brota de golpe y siento que ya puedo dormirme en paz, que cerraré los ojos con una cara más feliz y que las sensaciones positivas velarán mi sueño a lo largo de las próximas horas, hasta que el despertador lo interrumpa al alba si antes no lo hacen los mosquitos.

Christopher Moltisanti, Bobby Bacalla, Tony Soprano, Paulie Gualtieri y Silvio Dante

‘Los Soprano’ me está salvando estas semanas de julio. He cargado las seis temporadas completas en el ‘tablet’, así que en los ratos muertos me sumo a la timba de Paulie, Silvio Dante, Tony Soprano, Chrisi Moltisanti, Bobby Bacala, Tío Junior y compañía, y me autodosifico la dosis diaria de humor.

Julio es un mes trampa, una “puta jodienda”, como diría Tony, con su estilo directo, subrayando cada sílaba. Es verano, sí. Las vacaciones están ahí, puedes acariciarlas con la punta de los dedos. Pero en la ciudad el asfalto hierve y la brisa de la noche ardería como el infierno con la chispa de un mechero. Y el trabajo, que normalmente disfruto, se transforma en una carrera contrarreloj para concentrar en un mes la tarea de dos.

Existe, además, otra circunstancia intrínseca al mes de julio que lo hace especialmente temible: “estar de rodríguez”…

Qué mal suena. A los veintipocos, cuando escuchaba a los colegas de la redacción del periódico referirse a esta circunstancia particular, me los imaginaba trasnochando a diario, jugando al póker con los amigos, poniéndose morados de whisky, comiendo tapas de ensaladilla en las terrazas veraniegas, coqueteando con las becarias de la redacción…

Para nada. Estar de rodríguez es todo lo contrario, al menos en mi caso y sospecho que en el de la mayoría… Una situación deprimente y narcoléptico, una cárcel camuflada, un ovillo en forma de falsa libertad que el destino siempre se encarga de enredar con aviesa intención… Tal vez una fórmula eficaz para que todos los años podamos concienciarnos de las bondades de la vida familiar.

A mí, lo de “estar de rodríguez” siempre se me complica. Me planteo visitar mil tiendas de libros, ir de rebajas a la caza de chollos electrónicos, tumbarme en el sofá y ver cuatro películas seguidas… Pero, de alguna forma extraña, surgen un millón de recados, actividades domésticas de mantenimiento, etcétera, que acaban consumiendo todo el tiempo e impregnándote con la sensación de que tus semanas “de rodríguez” han sido lo peor del año… Tal vez el hecho de quedarnos solos, de alejarnos de la pareja y los hijos, conlleva un sentimiento de desazón que lo hace inevitable. Al final, las jornadas de diario en la ciudad no son más que tiempo muerto hasta el fin de semana, cuando vuelves a abrazarte con los tuyos en el aeropuerto. Y parece que no les hubieras visto en meses…

Tony Soprano en la consulta de la doctora Melfi

“Estar de rodríguez” es pura contradicción. Me recuerda a cuando Tony Soprano visita a su psiquiatra, Jennifer Melfi. Siempre llega con la intención de tirarle los tejos, pero al final acaba relatando las desgracias de su infancia y los abusos a los que le sometió su horrenda madre. El contraste entre ambos es desternillante. Mientras la doctora se sitúa en un plano profesional y le proporciona a Toni comentarios juiciosos (“no hay muchos hombres que puedan sobrevivir sin el amor y el apoyo de su esposa y sus hijos”), Tony lleva la conversación a su terreno (“a mi me dieron palizas con regularidad cuando era un crío, pero no ando por ahí buscando que una mujer me enganche cables de arranque en mis partes pudendas”).

La trampa de este mes de julio se titula “obras en casa”… Toca remodelar la cocina. Maldita la hora. Ahora mismo, mi casa es como Mostar en los noventa. Salones, habitaciones y pasillos están invadidos por cajas con ollas y sartenes, sacos de cemento, paquetes de baldosas, rollos de cable eléctrico… Una capa de polvo cubre cada rincón, salvo en mi dormitorio, el último refugio. Aún así, la cama se me hace inmensa, inabarcable. De modo que por las noches, después de pasar la jornada trabajando y controlando la obra para que no me hagan chapuzas, me voy de juerga con Tony Soprano y me olvido de los problemas de fontanería o de esos azulejos que no llegan a tiempo.

Corrado Soprano, alias ‘Tío Junior’

Ver todas las temporadas del tirón, sin parones, te permite concentrarte mucho más en los detalles, ya que no pierdes tiempo tratando de recordar quién era éste o aquel al que se refieren los personajes. A lo largo de siete años, Tony Soprano se quedó calvo, engordó 20 kilos, se divorció y reconcilió con su esposa, mantuvo a media docena de amiguitas, estuvo a punto de ser asesinado por su tío Corrado y liquidó a un puñado de mafiosos… Ver todos estos cambios, uno tras otro, como si fuera una película de 80 horas en lugar de una serie por etapas, resulta fascinante.

Treme

Adoro ‘El Padrino’, ‘Érase una vez en América’, ‘Uno de los nuestros’… Pero Los Soprano está al mismo nivel y a veces por encima. La serie de David Chase fue el primer producto televisivo que inició una etapa de esplendor en la pequeña pantalla y que reveló que los grandes creativos de la ficción se concentraban en este medio. Luego, siguiendo su estela, han surgido otras perlas, como ‘The Wire’, ‘Lost’, ‘Boarwalk Empire’, ‘Juego de tronos’, ‘Dexter’, ‘Mad Men’, ‘Life on Mars’, ‘Breaking Bad’, ‘Treme’… Para mí está claro. Salvo un puñado de excepciones al año, hoy el mejor cine se hace en televisión. ‘Los Soprano’ fue la semilla y a mí me ha salvado este julio. Si os quedáis de Rodríguez y tenéis obras en casa, armaros con ‘Los Soprano’. Lo pasaréis mejor. Arrivederci

Anuncios

Acerca de Xescu Prats

Ibiza, 1973. Periodista, escritor y fotógrafo. Amante del arte, la fotografía, el cine, la literatura, el vino, la gastronomía, los viajes...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a De Rodríguez con Los Soprano

  1. Silvia Castillo Belmonte dijo:

    ¡¡¡por fin es viernes!!!!!

  2. Silvia Castillo Belmonte dijo:

    Me ha encantado esa mezcla entre los Soprano, las obras y la mezcla de sentimientos contrapuestos que siempre nos depara el mes de julio..El resto de comentarios, en privado…Besos¡¡¡…

  3. Toni dijo:

    Me siento muy identificado 🙂 A propósito de Los Soprano, hay una escena que rememoro con cierta asiduidad últimamente: Tony extorsiona a su antes amigo, el del centro comercial que acaba entregándole el Jeep de su hijo como pago a cuenta tras endeudarse en una timba de poker. Tony intentó evitar que entrase en la mesa de juego. El hombre, arruinado ya y con la cara desencajada le pregunta: “¿Por qué me lo permitiste finalmente?” Tony le responde algo así como “Es mi naturaleza, vivo de esto”. Como la fiera cuando sale de cacería, olió la sangre… Pura escuela de vida. Ánimo que julio no será eterno.

    • Clara dijo:

      Y, por si las obras de la cocina y la ausencia de Silvia y de los cachorros fuera poco, los amigos pretendemos convertirte en lanzadera nocturna entre Rivas y Madrid… Menos mal que siempre nos quedará Ibiza. Gracias y muchos besos para los cuatro.

  4. Mariana Hernández dijo:

    Tony fue un mafioso muy astuto que admirabas y odiabas, las últimas temporadas me encantaron pues fueron escritas por Matthew Weiner quien creó otra obra maestra que es Mad Men.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s